Durante la reunión de más de una hora de duración, Almagro se pronunció en favor del fortalecimiento de las instituciones democráticas

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) llevó ante la Organización de Estados Americanos (OEA) el caso de supuesto lavado de dinero en el que estaría involucrado del candidato presidencial de la coalición PAN-PRD-Movimiento Cidadano, Ricardo Anaya Cortés.

La secretaria general del tricolor, Claudia Ruiz Massieu, se reunió hoy en Washington con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, a quien expresó la preocupación de la coalición “Todos por México” por la presión “política y mediática” del panista contra las instituciones de procuración de justicia para evitar responder a las acusaciones en su contra.

Ruiz Massieu entregó una carta a Almagro en la que se advierte que Anaya Cortés pretende inhibir la labor de la Procuraduría General de la República, así como acudir a instancias internacionales para ejercer presión sobre las autoridades mexicanas.

La dirigente priísta solicitó que se hiciera llegar una copia de la misiva, así como del expediente adjunto, a los representantes que integran el Consejo Permanente, a los países Observadores y al Mecanismo de Seguimiento de la Implementación de la Convención Interamericana contra la Corrupción (MESICIC) para que, en su caso, emita un pronunciamiento al respecto.

Ruiz Massieu también se solicitó durante la reunión con Almagro que dicha misiva y los documentos adjuntos formen parte del Informe de la Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos para el proceso Electoral Federal 2017-2018.

“Es muy grave que, en virtud de intereses electorales, y para evadir sus responsabilidades ante la ley, Anaya pretenda manipular a la opinión pública, usando y abusando de la OEA, una organización indispensable para nuestra región, de la que México ha sido siempre uno de sus principales defensores y colaboradores”, expuso Ruiz Massieu al término del encuentro.

En un mensaje a medio, la priísta asentó: “se puede crear un precedente, para que cualquier persona señalada por algún acto ilegal busque ocupar una candidatura como forma de obtener un fuero de facto. Esto significaría un retroceso mayúsculo para la sociedad mexicana en términos de la lucha contra la impunidad”, señaló.

Ruiz Massieu mostró a Almagro la evidencia documentada por los medios de comunicación en torno a la forma en que Anaya Cortés adquirió un terreno y vendió una na industrial en casi 54 millones de pesos, “producto de un esquema de lavado de dinero, que incluyó triangulaciones de recursos por diversos países y paraísos fiscales y la utilización de empresas fantasma”.

En la misiva entregada a Almagro se expresa que la coalición Todos por México ve con preocupación que funcionarios que se han enriquecido al amparo de sus cargos, como es el caso de Anaya, ahora intenten esconder sus responsabilidades y anular el ejercicio de la acción penal.

“De conseguirlo, sería un antecedente sumamente nocivo para nuestro sistema político, y una puerta abierta a que criminales de gran calado, puedan ocupar las candidaturas como un escudo político para sus actividades delictivas”, expuso Ruiz Massieu.

Durante la reunión de más de una hora de duración, Almagro se pronunció en favor del fortalecimiento de las instituciones democráticas y de procuración e impartición de justicia y no por su debilitamiento. Igualmente, reiteró el compromiso de la organización hemisférica en contra de la corrupción.

Redacción El Universal

¿Qué te parece?