Estados Unidos desata la guerra comercial por aranceles

Estados Unidos desata la guerra comercial por aranceles Estados Unidos desata la guerra comercial por aranceles Estados Unidos desata la guerra comercial por aranceles

“Las guerras comerciales son buenas, y fáciles de ganar”, fueron las palabras del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que desataron ayer la tensión mundial ante su amenaza de imponer aranceles de 25% al acero y de 10% al aluminio.

Con un tuit, Trump vino a avivar el fuego de la inquietud que hay, pues está también en juego la renegociación del TLC.

Según expertos, los aranceles anunciados por Estados Unidos podrían dañar más a países como México y Brasil, las dos mayores economías latinoamericanas que figuran entre los principales cinco proveedores de acero a Estados Unidos, según datos del Departamento de Comercio de este país sobre los primeros nueve meses de 2017.

Pero también suman un factor nuevo de tensión en la difícil renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte que EU lleva a cabo con México y Canadá.

Ayer por la mañana, el presidente Donald Trump

se jactó de que Estados Unidos tiene las de ganar en un pulso mercantil.

“Cuando un país está perdiendo miles de millones de dólares en comercio virtualmente con cada país con el que tiene negocios, las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar”, espetó en Twitter.

“Por ejemplo, cuando estamos perdiendo 100 mil millones de dólares con un país y se hace el listo, dejamos de comercializar y ganamos en grande. ¡Es fácil!”, agregó, en un sorprendente despliegue de sus conocimientos de comercio internacional.

Los países productores de acero toman posiciones ante la guerra comercial que declara Donald Trump. Europa, segundo exportador de ese material a Estados Unidos, informó ayer que adoptará represalias en los próximos días contra una lista de productos estadounidenses si se concretan las amenazas vertidas por su gobernante.

China, el mayor productor mundial, advirtió que esa estrategia perjudicará al comercio internacional. Las bolsas de todo el mundo y los gigantes del sector reaccionaron con pérdidas ante esos riesgos venideros.

La Comisión Europea anunció que analizará el próximo miércoles posibles represalias comerciales como respuesta al amago de Estados Unidos en cuanto a los aranceles.

Bruselas ha elaborado una lista de productos estadounidenses (siderúrgicos, agrícolas y de otro tipo) que afrontarán a gravámenes comerciales cuando se exporten a la Unión Europea, explican fuentes comunitarias.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, defendió ayer y quitó hierro al posible impacto sobre el acero (cuyo arancel global será del 25%) y sobre el aluminio (10% al importado de China, Alemania, Canadá o México).

“El motivo por el que tenemos que hacer esto es que ellos no solventan el problema de la sobrecapacidad en la competencia desleal global”, dijo en una entrevista en la cadena televisiva CNBC.

Ross tomó en sus manos una lata de sopas Campbell para restar gravedad al asunto: en dicho bote, dijo, “hay acero por valor de 2.6 centavos. Si sube un 25%, eso son seis décimas partes de un centavo… Acabo de comprar esto en el 7 Eleven y costaba 1.99 dólares. ¿A quién en el mundo le va a molestar?”.

La compañía Campbell le replicó poco después que los precios de sus sopas sí subirán. “Cualquier nueva tarifa fronteriza sobre el acero para latas -del cual es insuficiente la producción en Estados Unidos- resultará en precios más altos para uno de los productos más asequibles de la cadena de alimentación”, dijo un portavoz a la misma cadena.

El déficit comercial de Estados Unidos, la nación más rica del mundo, fue uno de los elementos centrales de la agenda económica en la candidatura de Trump, con China y México como bestias negras.

Con informacion de El Diaro mx