NEWFOUNDLAND, PENNSYLVANIA Cientos de feligreses se reunieron el miércoles dentro de una iglesia en Pennsylvania para una ceremonia de bendición de parejas con sus rifles AR-15.

World Peace and Unification Sanctuary, en Newfoundland, cree que el AR-15 simboliza la “vara de hierro” en el libro bíblico del Apocalipsis, y alentó a las parejas a llevar las armas a la ceremonia de bendición el miércoles por la mañana. El AR-15 es el arma utilizada en la masacre de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Parkland, Florida.

Alrededor de 50 armas, aseguradas con amarres anaranjados fueron llevadas por los feligreses con coronas en sus cabezas.

Un líder de la iglesia les dijo a los presentes que la ceremonia era una bendición de las parejas, “no una bendición de objetos inanimados”. Llamó a los AR-15 y corona “pertrechos religiosos”.

Fuera de la iglesia había dos manifestantes que enarbolaban pancartas en protesta. Un letrero dicía “vergüenza” y el otro llama al grupo un “culto armado”.

Los fieles con rifles AR-15 bebieron vino sagrado e intercambiaron o renovaron sus votos matrimoniales en la ceremonia de compromiso, lo que provocó que una escuela cercana cancelara las clases.

Con policías estatales y un puñado de manifestantes vigilando afuera de la iglesia, novias vestidas de blanco y novios con trajes oscuros trajeron docenas de AR-15 descargados al evento religioso que se promovió además como una defensa de la Segunda Enmienda.

El reverendo Sean Moon, quien dirige la iglesia, oró por «un reino de paz policial y de milicias donde los ciudadanos, a través del derecho que el Dios todopoderoso les da para guardar y portar armas, puedan protegerse mutuamente y proteger el florecimiento humano».

Moon es el hijo del fallecido reverendo Sun Myung Moon, un autoproclamado mesías que fundó la Iglesia de la Unificación, que los críticos consideran como un culto. La congregación de su hijo más joven es una facción disidente de la Iglesia de la Unificación, que se distanció del evento del miércoles.

Un asistente revisaba cada arma en la puerta para asegurarse de que estuviera descargada y la aseguraba con una cinta con cremallera. Algunos fieles llevaban coronas hechas de balas.

Pero el evento del miércoles, después de la masacre de la escuela secundaria en Parkland, en Florida, que mató a 17 personas, despertó fuertes emociones.

«Eso asusta a las personas en la comunidad», dijo un manifestante a un miembro de la iglesia. «¿Estas consciente de ello?».

La ceremonia hizo que Distrito Escolar de Wallenpaupack trasladara a los estudiantes de una escuela primaria cercana a otros edificios.

Lisa Desiena, de Scranton, protestó frente a la iglesia con un letrero que decía que el grupo era un «culto religioso armado».

Dijo que posee un arma, pero «no necesito un arma de asalto para defenderme. Para lo único que sirven es para matar. Punto. Para eso es lo único que sirve esa arma, para matar en masa. Debiera darles vergüenza».

Redacción El Nuevo Herald

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook