La atleta de Canadá, Jocelyne Larocque, no quiso quedarse con la medalla de plata después de perder la final ante Estados Unidos. En la ceremonia de premiación, decidió no portar la presea y quedársela en la mano.

A Jocelyne le dolió la la derrota, no hay duda. Las estadounidenses terminaron con la racha de cuatro Juegos Olímpicos consecutivos de ser las número uno en el Hockey Femenil y al final, la plata no le dejó buen sabor.

Sin embargo, las redes sociales no tomaron del todo bien su reacción. Se le criticó por no aceptar de buena manera el segundo lugar, mismo que para muchos es muy digno.

¿Qué te parece?