El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, tuvo un lapsus durante su último discurso del 2017 y confundió el Año Nuevo 2018 con el pasado 2016.

En un mensaje durante la inauguración de un ampliación de un puente en Pontevedra, Galicia, Rajoy aprovechó para desear un «Feliz 2016» a los ciudadanos españoles, lo que de inmediato generó olas de burlas en redes sociales.

El líder del Partido Popular (PP) aprovechó su intervención para asegurar que España necesita de puentes que «unan y no separen», en referencia a la crisis política que azotó al país ibérico este año con los intentos de separación de Cataluña.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook