Pirotecnia, presente en grandes festejos pero… ¿Qué daños provoca?

Pirotecnia, presente en grandes festejos pero... ¿Qué daños provoca? Pirotecnia, presente en grandes festejos pero... ¿Qué daños provoca? Pirotecnia, presente en grandes festejos pero... ¿Qué daños provoca?

CIUDAD DE MÉXICO.- Por tradición México es uno de los países en donde la pirotécnica está presente durante los grandes festejos y esta época no es la excepción, sin embargo, su uso inadecuado puede provocar graves daños.

De acuerdo con las autoridades los menores de edad son quienes durante esta temporada decembrina ingresan con mayor frecuencia a los hospitales por quemaduras, daños oculares, problemas auditivos e incluso amputaciones, derivados de una manipulación incorrecta de cohetes o fuegos artificiales.

En la capital del país, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) implementa -durante todo el año- el operativo ‘Cometa’, que tiene como objetivo el decomiso de material pirotécnico que es vendido clandestinamente en diferentes zonas de la ciudad.

En lo que va de 2017 se ha logrado el aseguramiento de 20 toneladas de pirotecnia, tan sólo durante este mes han sido ocho toneladas.

Los objetos que son decomisados en mercados públicos o casas, son trasladados a las instalaciones del Agrupamiento Fuerza de Tarea en donde se resguardan para su posterior destrucción.

Durante una demostración realizada por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública se pudo comprobar los daños que genera la onda expansiva de los cohetes. Una sandía es destruida completamente en segundos al momento de estallar el explosivo, lo mismo puede suceder con el cráneo o algún miembro del cuerpo humano.

Las mascotas también sufren con los cohetes, debido a que tienen un oído más desarrollado que el humano, las explosiones hacen que se estresen e incluso señalan los especialistas, pueden morir a causa de un infarto ante el temor que este ruido les genera.

La quema de cohetes también genera daños al medio ambiente, por lo general tras un día de festejo los índices de contaminación se disparan considerablemente al grado que se ha llegado a decretar contingencia por el incremento de partículas suspendidas en la atmósfera.