Barcelona. Messi marca más goles que nadie y ha recibido este viernes su cuarta Bota de Oro como máximo goleador europeo.

Muchas miradas estaban puestas en el bonito acto que ha tenido lugar en la antigua fábrica Damm de Barcelona, donde se entregó el galardón. Parecía el escenario idóneo para que Messi confirmara de una vez por todas lo que el Barça viene informando desde hace tiempo: que ya ha firmado su nuevo contrato y que la protocolaria foto del acuerdo es un mero tema de agenda. Pero no.

Por lo que respecta al acto, fue Luis Suárez el encargado de entregar la Bota de Oro a su compañero, amigo y… vecino. “Cada vez que necesito algo, se lo pido”, bromeó. El uruguayo, vencedor del premio la temporada pasada, le cedió el honor a Messi, autor de 37 goles ligueros el curso pasado, tres más que el holandés Bas Dost, del Sporting de Lisboa, segundo en la clasificación.

El crack rosarino llegó al acto junto a su mujer Antonella, y su hijo mayor, Thiago. Messi estuvo muy bien arropado en la antigua fábrica Damm. No sólo destacó también la presencia de Suárez, sino también de otros compañeros como Andrés Iniesta o Sergio Busquets, capitanes del primer equipo.

Síguenos en Facebook

¿Qué te parece?