Una perrita de raza criolla fue abandonada por sus dueños en el Aeropuerto Palonegro de Bucaramanga, Colombia, murió de tristeza en la Fundación Protectora de Animales, donde era atendida por veterinarios.

Empleados del aeropuerto la bautizaron como “Nube Viajera”, le brindaban comida y agua, pero no deseaba alimentarse.

“La perrita recorría los pasillos en busca de alguien, posiblemente su dueño. Ese estado de espera deterioró su salud, al punto que ya no recibía comida, se le suministró medicina vía endovenosa, sin embargo, por la tristeza y la depresión no sobrevivió”, explicó el veterinario Alejandro Sotomonte Niño, de la Fundación Protectora de Animales.

DOq1H6NW0AAIc0B

 

Síguenos en Facebook

¿Qué te parece?