La nueva sensación de Internet es un abuelito, quien sentado en pleno centro comercial de Europa, tiene una “sesión hot” a través de su teléfono celular.

Mediante una videollamada con la que se puede suponer, es su pareja, el hombre excita a la mujer pidiéndole que le muestre uno de sus senos, y los lame, al menos en la pantalla del móvil.

El curioso pero divertido momento fue captado por un testigo, quien gracias al aparador de una tienda, sorprendió al cachondo señor.

Tras su publicación en redes sociales, el momento se ha viralizado como la actuación de un “sugar daddy“.

Fuente: Hoy Estado de México

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook