Sara García
Toluca

La grandeza de una generación destaca en los estudiantes, asegura Gabriel Ezeta Moll, presidente del Club Rotario de Toluca, a 49 años de la Matanza de estudiantes en la plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco en 1968.

Teniendo la Facultad de Humanidades como foro, Ezeta Moll consideró que el principal legado que dejó el movimiento estudiantil fue la solidaridad que todavía existe entre estudiantes de todas las regiones, toda vez que la represión convirtió a la masa estudiantil en un solo bloque.

“El movimiento estudiante estuvo apoyado, yo creo que lo que valdría la pena en la perspectiva de los 49 años el como situar los entornos del país”, recordó en el encuentro de lectura y confrontación sobre el valor de la lucha estudiantil a partir del impacto en la sociedad mexicana. 

“Lo que pasó fue más importante, habrá quien diga desde el exterior que el movimiento estudiantil fue provocado, y habría quien diga que quien lo provocó fue la CIA, los norteamericanos les interesaba empañar el brillo del 68 olímpico mexicano, no les gustaba”.

La conciencia generada en una base, reconoció, se pierde con el paso de los años pero deben ser los jóvenes quienes en su impulso por cambiar las cosas, traigan de vuelta los ideales de cambio en la década de los 60 pero sobre todo de unidad como palanca para mover aquello que necesita moverse.

Síguenos en Facebook

¿Qué te parece?