Caníbales rusos vendieron pasteles de carne humana

Caníbales rusos vendieron pasteles de carne humana Caníbales rusos vendieron pasteles de carne humana Caníbales rusos vendieron pasteles de carne humana

La investigación continua en el caso de la pareja de caníbales rusos y los resultados son cada vez más escabrosos.
Según los últimos reportes de medios locaes en Rusia, Natalia Baksheeva y Dmitry Baksheev, no solo asesinaron y comieron a 30 personas, sino que posiblemente usaron la carne de sus víctimas para hacer pasteles que vendían en cafeterías y restaurantes de la ciudad.
Vecinos de la pareja, ubicado dentro del predio de una escuela de aviación de Krasnodar, al sur de Rusia, Natalia ofrecía “pasteles” a los establecimientos y se promocionaba como proveedora de carne.
Vitaly Yakubenko, dueño de una cafetería local, recordó la vez que Natalia intentó venderle sus productos.
“Fue en 2010. Me hizo muchas preguntas. Quería saber dónde comprábamos nuestra carne y cuán fresca era. Me dejó en claro que nos podía vender, pero nosotros sólo trabajamos con proveedores certificados”, dijo el comerciante.
Y enfatizó: “Se comenta que trabajó como chef. La Policía debería investigar dónde lo hizo”.
“Yo hago pasteles”, también le habría dicho a un vecino. Consultada acerca de qué usaba para rellenarlos, la mujer respondió: “Con lo que encuentre”.
“La gente tiembla cuando recuerda esas conversaciones”, reportó el diario local Moskovsky Komsomolets.
Castigo por homicidio, comer no es delito
Por otra parte, medios rusos aseguran que Natalia les regalaba sus productos hechos con carne humana a jóvenes reclutasque acudían a la academia militar donde ella trabajaba como enfermera.
La última víctima, una camarera de 35 años llamada Elena Vashrusheva, vivía cerca de los caníbales y desapareció a principios de septiembre. Se cree que la pareja seleccionaba a la mayoría de sus blancos a través de aplicaciones y sitios webs de citas.
Los Baksheev fueron capturados después de que Dmitry, barrendero, perdiera su celular en la calle. Es que dentro del teléfono había fotos donde se veían escenas de canibalismo explícito.
Al llegar al departamento donde vivía la pareja, la Policía se encontró con un panorama macabro: había restos humanos guardados en latas de conserva dentro de la heladera.
Las fuerzas de seguridad lograron identificar a siete víctimas, pero los detenidos admitieron más tarde que serían hasta 30 las personas que asesinaron para comerse desde 1999.
Con información de Clarín