Los habitantes en Rusia se encuentran sorprendidos por la historia de una pareja que fue detenida por asesinar y comerse a otras personas.

La Policía rusa logró detener en Krasnodar, en el sur de Rusia, a la pareja de caníbales sospechosa de haberse comido entre siete y 30 personas, con cuyos cuerpos habrían realizado conservas en los últimos 18 años.
Durante la investigación se descubrió que los vecinos se habían quejado muchas veces por ruidos extraños y constantes discusiones que la pareja protagonizaba.

Aseguraron que de la habitación salía un fuerte olor a Corvalol, un compuesto que en dosis altas actúa como somnífero. Este fármaco utilizaban para controlar a sus víctimas y después acabar con sus vidas, una vez entraban en sueño profundo.

El método que utilizaban era el de invitar a amigos o vecinos a una gran borrachera y aprovechan el momento cuando las personas quedan inconcientes, según la policía es la manera de operar de muchos otros caníbales en Rusia.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook