Una mujer de Nueva Zelanda ha muerto en el territorio caribeño de Sint Maarten después de que la explosión de un potente motor de reacción la derribara al suelo.

El incidente ocurrió en el famoso Aeropuerto Internacional Princess Juliana, que está a pocos metros de la playa.

La policía dijo que la mujer de 57 años se había estado aferrando a la valla antes de que la fuerza de los motores del avión la arrojara hacia atrás, causándole lesiones graves.

La llevaron al hospital para recibir tratamiento, pero murió más tarde.

Fuente: El Comercio

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook