El dirigente opositor Leopoldo López, beneficiado con el arresto domiciliario luego de más de tres años en una prisión militar, dijo este sábado que no tiene intenciones de claudicar en su lucha y mantiene firme su oposición al régimen.

Horas después de regresar a su casa en el vecindario exclusivo de los Palos Grandes, en el este de la capital, López apareció muy sonriente en la puerta vistiendo camisa blanca, agitando una bandera venezolana y alzando el brazo derecho para saludar a centenares de seguidores, muchos de los cuales lanzaron sus gorras tricolores hacia la casa.

“Mantengo firme mi oposición a este régimen y firme mi convicción de luchar por una verdadera paz, convivencia, cambio y libertad”, dijo López en un comunicado leído por el presidente del Congreso, Freddy Guevara.

DEPSKKCVoAAXnRa.jpg-large.jpeg

Añadió que no tiene “voluntad alguna de claudicar en mi lucha” y que está dispuesto a “correr el riesgo de volver a una celda en (la cárcel de) Ramo Verde”.

Por su parte, Guevara dijo que mañana, al cumplirse 100 días de las movilizaciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, “volvemos a la calle para luchar por el cambio de Venezuela y llamamos a todo el pueblo a participar en el gran plebiscito nacional para decidir el futuro del país el próximo 16 de julio”, convocado por la oposición para reclamar que militares y funcionarios se sometan a la Constitución de 1999 y preguntar a la gente si apoya o no la constituyente.

Para hacer frente a la crisis desatada por las movilizaciones, Maduro convocó a inicios de mayo a una Asamblea Nacional Constituyente, cuyos 545 miembros sectoriales y territoriales serán elegidos el 30 de julio para reescribir la carta magna.

La oposición no inscribió candidatos y descartó su participación en el proceso que ha calificado de «fraude constitucional» porque no se llamó un referendo consultivo previo a la activación de la iniciativa.

Casa por cárcel

El máximo tribunal dijo en un comunicado que otorgó el beneficio de casa por cárcel a López, exalcalde del municipio capitalino de Chacao, como “medida humanitaria” debido a su «situación de salud».

La medida fue acordada por el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno, quien decidió evaluar el caso «en virtud que existían serios señalamientos de irregularidades» en la distribución del expediente y por información recibida sobre la «situación de salud» del político, agregó el escrito.

“Esta es una capitulación importante del gobierno venezolano”, dijo José Miguel Vivanco, director para las Américas de la organización Human Rights Watch. Dijo que es una señal de que las masivas protestas callejeras, así como los llamados de los líderes democráticos de toda América Latina para poner fin a la represión, están teniendo “un impacto”.

La oposición ha pedido la liberación de decenas de activistas que consideran prisioneros políticos como condición para iniciar conversaciones encaminadas a resolver una crisis política que ha dejado más de 90 muertos y cientos de heridos. López, el más prominente y desafiante de los que estaban tras las rejas, siempre fue visto como la última persona que probablemente pudiera salir de la cárcel en caso de cualquier capitulación del gobierno.

DEPSNB1XYAET7JF.jpg

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook