Uno de los objetivos fundamentales de la Escuela Nacional de Cerámica es vincular a las entidades del país que se dediquen a la producción cerámica. Con el “Taller de hornos de leña sin humo”, la Escuela dio inicio al proyecto fuera de sus instalaciones.

El ingeniero Yusuke Suzuki es el encargado de dar continuidad al proyecto por parte de la ENC. Ha adaptado el horno a las necesidades de los alfareros mexicanos. Trabajó junto con el maestro Kusakabe en la construcción del horno de la ENC, y cuenta con más de 34 años de experiencia en la construcción de hornos de gas.

Metepec es la segunda parada de la Escuela Nacional de Cerámica y del ingeniero Yusuke Suzuki. Durante el mes de mayo se construyó el primer horno con alfareros de San Felipe Torres Mochas, en Guanajuato. Éste será el segundo de los hornos construidos con grupos alfareros pertenecientes a diferentes familias y grupos, y la sede será el Centro de Desarrollo Artesanal de Metepec.

MIRA EL VIDEO AQUÍ

El proyecto ha sido posible en el Estado de México gracias al apoyo brindado por la doctora María Magdalena Gutiérrez Cortés, directora de Desarrollo Económico Turístico y Artesanal; el licenciado Héctor Agustín Orellán Tavera, director de Medio Ambiente, y Edmundo Baeza Vázquez, director de Obras Públicas del Ayuntamiento de Metepec.

La finalidad de estos talleres es proveer a los alfareros del conocimiento necesario para construir su propio horno, con una mejor combustión y que utilice menos leña. Esto conlleva beneficios directos en la salud, el cuidado del medio ambiente y en la reducción de la merma en su producción. La construcción de este horno se hace con materiales locales y se adapta a las necesidades de cada comunidad. El costo de producción del horno es muy bajo y, por lo mismo, es viable que los La finalidad de estos talleres es proveer a los alfareros del conocimiento necesario para construir su propio horno, con una mejor combustión y que utilice menos leña. Esto conlleva beneficios directos en la salud, el cuidado del medio ambiente y en la reducción de la merma en su producción. La construcción de este horno se hace con materiales locales y se adapta a las necesidades de cada comunidad. El costo de producción del horno es muy bajo y, por lo mismo, es viable que los     artesanos puedan replicarlo en sus talleres.

 

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook