Corea del Norte aseguró que disparó con éxito un misil balístico intercontinental (ICBM), lo que representaría una nueva etapa crucial para alcanzar el objetivo de tener a su alcance el territorio de Estados Unidos.

Expertos estadunidenses estimaron que el proyectil podría alcanzar Alaska. El ensayo provocó una fuerte reacción del presidente estadunidense Donald Trump quien pidió a Pekín, principal aliado de Pyongyang, «acabar con esta tontería de una vez por todas».

China por su parte defendió los «esfuerzos incesantes» para resolver el problema nuclear norcoreano, y llamó a todas las partes a la «contención».

Pyongyang, que realizó cinco ensayos nucleares y dispone de un pequeño arsenal atómico, busca dotarse con misiles intercontinentales (ICBM) para alcanzar el territorio estadunidense, frente a lo que define como amenaza de una invasión de los 28 mil soldados que tiene desplegados Estados Unidos en Corea del Sur.

Si Pyongyang logra efectivamente dotarse de misiles balísticos intercontinentales la evaluación del riesgo que plantea el régimen cambiaría radicalmente.

El lanzamiento «histórico» del misil Hwasong-14 fue supervisado por el líder Kim Jong-Un, según un boletín informativo especial de la televisión estatal norcoreana.

Corea del Norte es «una potencia nuclear fuerte» dotada de un «muy poderoso ICBM que puede alcanzar cualquier lugar del mundo», aseguró la televisión estatal norcoreana. «El ensayo exitoso de un ICBM (…) es un avance mayor en la historia de nuestra república», agregó.

El misil subió hasta una altitud de 2 mil 802 kilómetros  y sobrevoló una distancia de 933 kilómetros, precisó.

El «misil balístico no identificado» fue lanzado desde un sitio cercano a Banghyon, en la provincia de Phyongan Norte, fronteriza de China, indicó el Estado Mayor Conjunto surcoreano en un comunicado. El proyectil cayó en el mar Oriental, como los coreanos llaman al mar de Japón.

El ejército estadunidense afirmó que se trataba de un proyectil de alcance intermedio y que voló durante 37 minutos, una duración bastante larga.

Las Fuerzas Armadas rusas también concluyeron que se trató de un misil balístico de mediano alcance.

El ministerio de Defensa japonés estimó en cambio que el misil alcanzó una altitud «que excede ampliamente los 2 mil 500 kilómetros», para luego caer en la zona económica exclusiva japonesa.

La altura alcanzada por el proyectil sería la mayor lograda por un misil norcoreano sin contar los hitos marcados por sus cohetes espaciales Unha-3 y Kwangmyongsong, que emplean tecnología propia de un ICBM y con los que Pyongyang puso en órbita distintos satélites.

Con información de Milenio

 

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook