Despicable Me 3 presenta al mejor villano de la saga, pero se pierde en subtramas dispersas y desligadas entre sí.

La franquicia de Mi villano favorito sigue expandiéndose, pero no perfeccionándose. Y es que los aspectos que destacan en la tercera entrega no son proporcionales o los que decaen.

Despicable Me 3 presenta al villano con más “onda” y divertido de toda la saga -comparándolo con Vector y el Macho-. Balthazar Bratt tiene tres cualidades: la historia de su pasado, su look y su ritmo. El personaje era un estrella de la televisión en los 80 cuando era un tierno niño, pero cuando llegó a la pubertad y le salieron granos, perdió su atractivo, la audiencia dejó de seguirlo, cancelaron su show y más tarde se convirtió en un maleante que quiere acabar con la industria del entretenimiento. Balthazar es retro, lleva un jumpsuit morado de los 80 y sabe los pasitos de “Bad” de Michael Jackson. De hecho, cada vez que sale en pantalla está acompañado de un clásico distinto, “Take On Me”, “99 Luftballons” o “Into the Groove», y sus pasos de baile contagian a cualquiera, al grado de provocar que seguramente algunos miembros de la audiencia muevan los hombros o los pies.

Eso es por un lado. Por el otro, Agnes y Edith están pensando en unicornios, Lucy está aprendiendo a ser una buena madre para las niñas, los Minions están en la cárcel y cantando y Gru le enseña a su hermano gemelo a ser un villano.

thumb_Mi-villano-favorito-3-poster(1).jpg

Así como se leen las subtramas anteriores, así de dispersas y desligadas se perciben en gran parte de la cinta. Mi villano favorito 3 aprovecha esa familiaridad que ya existe de la audiencia hacia los protagonistas, y construye la narrativa a partir de varias historias que más bien parecen una serie de cortometrajes acomodados uno detrás del otro.

Para explicar un poco más las diferentes tramas de la película, Gru y su esposa Lucy son despedidos de la Liga Anti-Villanos para la cual trabajaban. Junto con las niñas, viajan al país de Freedonia para encontrarse con el hermano gemelo de Gru: Dru, que es rico y se dedica al negocio de la granja de cerditos, aunque realmente lo que le gusta es ser malo.

Hay detalles nuevos como el festival del queso en el país de Freedonia, la sobrepoblación de puerquitos en la casa de Gru o la ya conocida pero aún efectiva ternura en los ojos de Agnes, que emocionan y agradan. Pero dentro de estas novedades hay un personaje que ha perdido un poco el encanto que le conocimos en la primera película: Gru. Sí, le hemos visto evolucionar, ahora es todavía un mejor padre adoptivo y pasó de ser un gran villano a combatir el crimen. Y sí, es importante que lo haga por la evolución y el arco dramático del personaje, pero ese lado dual del Gru tierno y malvado a la vez era el sello distintivo de esta saga. Si Gru ya no quiere ser un villano, consecuentemente los Minions pierden su porqué en la vida y terminan teniendo una participación sin orden ni concierto como sucede en esta película. Entonces debería de haber una contraparte, una nueva historia, un nuevo rumbo con el mismo atractivo y sustento para que en algún futuro no llegue a sentirse como una franquicia desgastada.

Título original: Despicable Me 3 Año: 2017
Directores: Kyle Balda, Pierre Coffin, Eric Guillon
Voces en español: Andrés Bustamante, Andrea Legarreta, Jay De La Cueva
Fecha de estreno: 29 de junio de 2017

VER TRAILER

Cine Premier Por: Diana Sánchez Uranga

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook