La cobertura y el servicio de calidad en luz eléctrica en la entidad, aún sigue siendo un reto pendiente, ya que de acuerdo con datos de la Dirección General de Electrificación del gobierno estatal, cerca de 600 mil personas mantienen un servicio de manera irregular, de las cuales, más de 200 mil practican el robo de éste servicio público por medio del sistema conocido como “diablitos eléctricos”.

Este universo de habitantes mantienen una serie de irregularidades, siendo el más común el colgarse de los postes, corrientes no autorizadas o de las conexiones de algún vecino.

El número podría ser aún más alto, pues en las encuestas del INEGI los domicilios son cuantificados con servicios regulares, detallan los datos de la dependencia.

Es sobre todo en las urbes más pobladas donde se da este fenómeno, siendo los municipios del Valle de México los más recurrentes, tales como Ecatepec, Cuautitlán, Chalco, Nezahualcóyotl y Coacalco.

En este sentido, la dirección hace juntas de trabajo entre autoridades locales y federales del ramo para diseñar mecanismos que permitan mejorar el servicio de luz en las zonas rezagas y donde existen los problemas antes referidos.

Actualmente la cobertura en el territorio estatal es del 96 por ciento, derivado de lo hecho a través de un programa de cobertura que se puso en ejecución con un presupuesto tripartito cercano a los 500 millones de pesos para beneficio de más de 366 mil habitantes.

En 2011 la cobertura era de 94 por ciento y actualmente ha llegado al 96 por ciento, según los datos desglosados.

Cabe mencionar que entre los municipios que carecen y se nota más el servicio de luz, son sobre todo los rurales y semirurales.

El rezago más importante para éste servicio en el estado son; San Felipe del Progreso, Timilpan, Aculco, Donato Guerra, las afueras de Valle de Bravo, Luvianos y Amataepec.

Con información de El Sol de Toluca

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook