La pasión desbordada de unos médicos chilenos generó molestia entre los usuarios de redes sociales, quienes cuestionaron su profesionalismo. ¿Hasta dónde hay que llevar el amor por la camiseta?

Estos cirujanos la llevaron hasta el quirófano. Sí, no se quisieron perder el duelo de la selección de Chile ante su similar de Portugal en la semifinal de la Copa Confederaciones… el espacio que debe de estar esterilizado, al que solo ingresa personal calificado, el ‘templo’ para los médicos durante una cirugía, fue ‘mancillado’ con la colocación de una pantalla.

Y mientras el paciente se encontraba en la plancha, el equipo de doctores al que entregó la confianza, se dedicaba a seguir de cerca las incidencias de la serie de penales, la decisiva.

En las imágenes se puede observar que previo al segundo penal del representativo luso, todos -incluso el cirujano, aún con el bisturí en la mano- se detienen para seguir el desenlace de la serie; cuando el arquero Claudio Bravo ataja el penal se desborda la euforia: Gritos, brincos, felicitaciones.

El material pronto tuvo eco entre legisladores, la diputada independiente Karla Rubilar, integrante de la Comisión de Salud de la Cámara, aceptó en entrevista con La Tercera que “la situación es grave. Hay protocolos que se deben cumplir por la seguridad y respeto de los pacientes en cualquier hospital o clínica privada. En este caso se rompieron todos”.

Exigió se lleve a cabo una investigación de la intendencia de prestadores. “Hay al menos vulneración de ley de deberes y derechos de pacientes… Hay límites para todo en la vida y esto claramente los pasó”.

Con información de Excelsior

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook