Una maestra “solapó” la agresión sexual que cometían alumnos del tercer grado de primaria hacia otro niño, reveló la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) que investigó el caso a tiempo que exige a la Secretaría de Educación (SEJ) imponer una sanción.

El organismo defensor solicitó que la maestra María de Jesús Solís Vidal, docente en la escuela primaria Jesús González Gallo, sea sancionada y se cumpla con la reparación integral al alumno agraviado.

Así pasó

El presidente de la CEDHJ, Felipe Álvarez Cibrián expuso en conferencia de prensa que la madre del menor presentó la queja el 6 de octubre pasado, señalando que la docente se ausentaba constantemente del salón de clase, lo que ocasionó que el niño fuera víctima de violación por parte de algunos compañeros de grupo, que en tres ocasiones lo obligaron a realizarles actos sexuales (orales) en el aula.

Aunque algunas alumnas lo hicieron de su conocimiento, la maestra les ordenó que guardaran silencio y continuaron con la clase normal, denunció la progenitora.

Los acusados señalaron que la maestra les daba permiso de hacer este tipo de agresiones.

“Durante la investigación de campo que realizó personal de esta Comisión en el plantel escolar quedó acreditado que, contrario a lo señalado por la profesora, los alumnos del entonces grupo de tercero B fueron víctimas y observadores de violencia sexual mientras la servidora pública salía del salón… la docente no les hacía caso o minimizaba el problema cuando le intentaban explicar lo sucedido”, resaltó Álvarez Cibrián.

En la recomendación 29/2017 el organismo solicita a la SEJ otorgue atención psicológica y pedagógica a la víctima y a todos los alumnos del ahora cuarto B y les brinde pláticas de concientización y sensibilización sobre violencia escolar, a fin de erradicarla.

Otro caso

Según información de Zócalo, cuando la joven llegó a la secundaria pidió auxilio de inmediato a la dirección del lugar, quienes al verla sumamente alterada pidieron apoyo a paramédicos de la Cruz Roja, así como a las autoridades, para que acudieran a tomar conocimiento.

Los socorristas arribaron a los pocos minutos para atender a la menor y la trasladaron al Hospital del Niño para que recibiera atención médica.

Mencionan que los profesores escucharon los gritos de la pequeña pero no se atrevieron a hacer nada.

Por su parte, autoridades policiacas investigaban lo ocurrido, padres de familia dialogaron con los directivos de la secundaria, temiendo que la víctima de violación fuera una de sus hijas.

Tras el operativo no hubo personas detenidas, por lo que se desconoce el paradero del presunto responsable del agresor, así como su identidad.

Finalmente, personal de la Pronnif tomó conocimiento del lamentable incidente.

Violador

En el baño del jardin de niños Federico Froebel ocurrió un terrible crimen, un conserje de 29 años violó a un niño de apenas 4 años, en el municipio de Piedras Negras, Coahuila.

Se trata de Andrés Coronado Varela, quien laboraba como intendente en el lugar, y fue detenido por abuso sexual en agravio del niño.

Fue la madre del menor quien interpuso una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Al ser detenido por peritos el sospechoso aceptó que el abuso sexual ocurrió en los baños del jardín de niños. Coronado Varela aceptó haber cometido el acto sexual con un objeto, por lo que se está integrando la averiguación previa penal para consignar al detenido a la cárcel.

Andrés Coronado Varela fue consignado ante el Agente del Ministerio Público, quien integra la averiguación penal por el delito de violación.

Los peritos investigan si el sujeto, que tenía diez años trabajando en la referida escuela, participó en agresiones sexuales en contra de otros niños.

Uno más

La Guardia Civil está investigando si un niño de 12 años violó a un compañero de clase, de la misma edad, en un colegio de Balsicas, pedanía de la localidad murciana de Torre Pacheco, según informa el diario La Opinión.

Los hechos, que presuntamente sucedieron en el Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Garre Alpáñez de la citada localidad, salieron a la luz poco antes de las vacaciones de Semana Santa.

Según La Opinión, fue la madre de la víctima quien dio la voz de alarma. La mujer comenzó a preocuparse porque su hijo se negaba a que lo tocase o a ducharse.

Finalmente, el menor relató el episodio que había vivido, presuntamente a manos de su compañero, en las mismas instalaciones del colegio.

La madre se puso entonces en contacto con los responsables del centroy fueron los propios directivos del colegio los que pusieron la denuncia ante la Guardia Civil, que comenzó las indagaciones para tratar de esclarecer qué había ocurrido.

Según fuentes de la investigación, la agresión habría consistido en una penetración anal. La víctima, de origen magrebí, se encuentra en buen estado de salud físico.

Ahora se trata de esclarecer si la agresión tuvo lugar más de una vez o se trató solamente de un episodio, indica La Opinión.

La Fiscalía, tras estudiar el caso, podría dar parte a los Servicios Sociales, pero en ningún momento se puede actuar contra el menor porque judicialmente no es responsable, explicaron fuentes judiciales. Desde el entorno de la víctima podrían demandar a los padres del presunto agresor por la vía civil.

En España, el artículo 19 del Código Penal indica que los menores de 18 años no son responsables criminalmente.

Con información de El Debate 

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook