Lobos y perros reaccionan a la injusticia como los humanos

Lobos y perros reaccionan a la injusticia como los humanos Lobos y perros reaccionan a la injusticia como los humanos Lobos y perros reaccionan a la injusticia como los humanos

No sólo los perros, sino también los lobos reaccionan a la injusticia o la desigualdad de manera similar a como lo hacen los seres humanos o los primates.

Así lo confirma un nuevo estudio realizado por psicólogos comparativos del Instituto de Investigación Messerli de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena, en Austria. Los lobos y los perros se negaron a cooperar en un experimento cuando sólo el compañero obtuvo un tratamiento o ellos mismos recibieron una recompensa de menor calidad.
Dado que este comportamiento es igualmente fuerte en lobos y perros, esta sensibilidad a la inequidad no es probable que sea un efecto de la domesticación, como se ha supuesto hasta ahora, sino que es más bien un comportamiento heredado de un antepasado común, según los resultados de este trabajo, que se detallan en un artículo publicado en ‘Current Biology’.
Diferentes especies de primates muestran también esta sensibilidad a la inequidad, pero apenas se ha investigado si otras especies también se dan cuenta de la desigualdad y reaccionan ante ella. Varios estudios con perros eran al menos indicativos de alguna forma de aversión a la desigualdad, por ejemplo, cuando los perros no obtuvieron comida, pero sus compañeros sí la tuvieron por la misma acción. Hasta ahora, esta habilidad en los perros se ha atribuido a su adaptación a los seres humanos, es decir, la domesticación.
Sin embargo, sus parientes más cercanos, los lobos, exhiben la misma aversión a la desigualdad, como han comprobado expertos del Instituto de Investigación Messerli y el ‘Wolf Science Center’ de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena. Cuando los animales presionaron un zumbador -aparato que emite un zumbido constante– después de que el entrenador les pidiera que lo hicieran y no recibieron nada o una recompensa de menor calidad en comparación con sus parejas por la misma acción, se negaron a participar en el experimento antes.
El comportamiento fue similar en lobos y perros igualmente criados que tuvieron, por lo tanto, la misma experiencia de vida, lo cual indica una habilidad heredada de un antepasado común. Así, la domesticación no es la única razón por la que los perros reaccionan a la inequidad, según los investigadores.
Los científicos Jennifer Essler, Friederike Range y Sarah Marshall-Pescini investigaron el comportamiento de ambas especies caninas en una prueba sin recompensa y una prueba sobre calidad en la que llevaron a los dos animales a dos recintos adyacentes. Cuando se les pidió que lo hicieran, tenían que presionar alternativamente un botón con sus patas para obtener una recompensa.