Un niño de diez años fue lanzado de un tobogán a muy alta velocidad. El juego acuático es una de las principales atracciones en un parque acuático de Estados Unidos, y medios locales reportaron que la atracción fue cerrada con posibilidad de sustitución, debido a las heridas leves que sufrió el infante cuando cayó al suelo por la rapidez con la que fue disparado.

El parque de agua que lleva el nombre «The Wave» en Dublin, California, tuvo un costo para el municipio de 43 millones de dólares. La atracción donde se produjo el hecho tiene por nombre Emerald Plunge (Zambullida Esmeralda), y tiene un altura estimada de tres pisos.

El video muestra al niño siendo lanzado a gran velocidad, hasta que finalmente es expulsado del tobogán y aterriza de manera aparatosa en el suelo de concreto. Debido a la velocidad que llevaba sufrió lesiones en la espalda y sus padres lo llevaron rápidamente al hospital, aunque las heridas no fueron de gravedad.

En consecuencia del incidente, las autoridades del parque pospusieron la apertura del Emerald Plunge hasta nuevo aviso, para hacer una extensivo estudio acerca de su seguridad; cabe destacar que las autoridades del parque aseguraron haber probado el juego en numerosas ocasiones y de haber seguido las instrucciones del fabricante, según medios locales.

El incidente ocurre casi un año después de la muerte de Caleb Thomas Schwab, de 10 años, en un parque acuático de Kansas, cuando fue decapitado tras ser lanzado fuera del «tobogán de agua más alto del mundo».

Con información El Debate

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook