Se inventó un novio durante cuatro años y ahora la denunciaron

Se inventó un novio durante cuatro años y ahora la denunciaron

Muchas personas suelen mostrar su felicidad en las redes sociales, aunque esto no necesariamente refleje su realidad. Es el caso de la escocesa Jill Sharp, quien durante cuatro años aparentó en Internet una vida que no tenía. La mujer posteaba fotos junto con su novio mientras recorrían el mundo, visitaban lugares de ensueño y parecían estar muy felices. Eso era lo que les mostró ese tiempo a sus amigos de Facebook. Sin embargo, todo era un truco de Photoshop: el novio nunca existió. Ahora la acusan de robo de identidad y acoso.

Sharp siguió de cerca los movimientos en las redes de Graham McQuet y su novia Marianne Stirling. Conocía detalles de su vida a través de las fotos, así que decidió robar las imágenes. Sharp tomaba estas fotos, las editaba para que apareciera ella junto a Graham y las compartía en Facebook como si fueran propias. Incluso había creado una cuenta falsa del “novio” en Twitter, donde ponía las mismas imágenes románticas.

H1U4Ne9de_720x0
Jill Sharp y Graham, “felices”

Según cuentan los medios ingleses, los amigos de Sharp comenzaron a sospechar. “Sus publicaciones eran todas de champagne y flores y de cuán maravillosa era su vida con Graham. Siempre que le preguntábamos cuándo lo conoceríamos, había una excusa. O se enfermaba, o había tenido un accidente”, dijo uno de ellos.

rJ0NNeqOx_720x0
La verdadera novia de Graham descubre el robo de la identidad

“Una vez subió una foto en la que decía que iban a pasar unos días fuera de Londres, pero las imágenes eran de días distintos”, agregó, como para sumarle más detalles a una historia que ya parece tragicómica.

SJIrEeq_e_720x0

Descubierto el engaño, Graham y Marianne realizaron una denuncia ante la policía, que evalúa abrir una causa por robo de identidad y acoso en Internet. El “falso novio” hasta salió a twittear con su verdadera cuenta, que luego la cerró: “¿Aparentemente me iba a casar en junio? Primera vez que lo escucho. ¿Quién hace esto por cuatro años? Atracción fatal”.

Jill Sharp, quien vive en la casa de sus padres y trabaja en un centro de salud mental, no quiso hablar más del tema, pero los usuarios de las diferentes redes sociales estallaron y permitieron que el caso se hiciera público.

Redacción  El CLarin 

Lee También