Elecciones a gobernador Estado de México 2017
Educación y evaluación.

Educación y evaluación.

Por: Mónica Fragoso

 

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), realizó de forma reciente un monitoreo y una evaluación del 2014 al 2015 de los programas relacionados con el área de desarrollo social operados por la Secretaría de Educación Pública (SEP), siendo escuelas de tiempo completo y la compra de tabletas electrónicas y laptops.

Primero, recordemos que estos dos programas fueron consecuencia de la reforma educativa aprobada en el año 2012 con el consenso de todas las fuerzas políticas, y que ambos programas han sido publicitados de manera muy amplia, no solo por el Gobierno Federal, también por los Gobiernos Estatales.

Se han gastado casi 3,000 millones de pesos en la compra de 949,000 dispositivos electrónicos para estudiantes y maestros entre 2013 y 2014, cuya distribución se realizó solo en ciertas entidades como Puebla, Sonora, Estado de México, Colima, Tabasco, y Distrito Federal.

Los datos demuestran que pese a la inversión millonaria, no existe ninguna evidencia de que existan indicadores para demostrar que éstos funcionen para lo que fueron creados, es decir, elevar la calidad de la educación.

Ello invita a una profunda reflexión, pues en todo momento los ciudadanos estamos de acuerdo que invertir en materia educativa es lo mejor para salir de la crisis que enfrentamos como Nación, sin embargo, ¿de qué ha servido influir para que esto se convierta en una realidad, si se desconoce la eficiencia de los programas que deben ser un apoyo para lograr una educación de calidad?

Recordemos también que sí existen estudios en el tema, principalmente realizados por organismos internacionales que han sostenido que no basta con invertir en tecnología, si los contenidos utilizados no sirven para mejorar la calidad educativa, o los estudios que arrojan que no basta aumentar las horas de estancia en una escuela sino existen planes y programas de aprovechamiento del tiempo sobre todo para mejorar el aprendizaje de nuestros niños; en pocas palabras, en educación no hay tiempo que perder, urge generar indicadores que nos ayuden a evaluar de forma rápida estos programas, pues las generaciones no deben perderse en la negligencia burocrática que les impide un futuro mejor.

Twitter@monicafragoso

Facebook Mónica Fragoso Maldonado

Mail fragosomonicatoluca@gmail.com

Advertisements

Written by 

Lee También

Deja un comentario