Usted esta aquí
De nuevas políticas culturales, en la época del apagón analógico.

De nuevas políticas culturales, en la época del apagón analógico.

 Por: Paloma Cuevas Ramos

Hablar de cultura en un país como México, es hablar de muchos factores, muchas características y en muchos casos de cosas sumamente disímbolas.

Cortarle las alitas al macro, aterrizar y enfocarnos es un Estado, ese por el que somos doblemente Mexicanos pareciera que debería homogenizar un poco las cosas, quizá facilitarlas y es que a pesar de contar con etnias tan variadas como los otomíes, los mazahuas y los matlazincas, se esperaría que tal vez por hablar de un mismo estado sería más sencillo, sin embargo no lo es, la población, las necesidades y los intereses de los mexiquenses son muchos y muy distintos.

Hablar de más de un centenar de municipios en condiciones tan diversas resulta por lo tanto laborioso y al mismo tiempo complicado.

Debe ser complejo por lo tanto para las personas que se encuentran a cargo de las dependencias el poder darnos gusto a todos, y en muchos casos resulta comprensible, aunque no recomendable el caer en populismos para “beneficiar” a una mayor cantidad de habitantes… y es que a veces el abogar por la cultura popular pareciera que nos lleva de la manita a caer en la cultura plástica, en el exceso y hasta en la provocación, cuando de repente en festivales culturales por excelencia se cae en la invitación por cuenta doble de grupos al estilo de los Ángeles Azules, Reik o hasta Río Roma, sin que se tenga absolutamente nada en contra de esos grupos (he de aclarar, antes de que salga el club de fans a cargo a defender a su grupo de preferencia), pero al mismo tiempo manteniendo en mente que un evento como el Festival de las Almas o el mismo Festival Quimera provienen de un origen y tienen un objetivo distinto.

El que la ciudadanía tenga la posibilidad de disfrutar si así lo desea de conciertos de calidad internacional como los ofrecidos por Corvus Corax, o por compañías con calidad reconocida como Ballet de Amalia Hernández solo por mencionar a algunos, la oportunidad de escuchar y disfrutar de nuestra Orquesta Sinfónica dirigida por el Mtro.

Enrique Bátiz cada viernes en su temporada de conciertos por un costo simbólico en la Sala de Conciertos Felipe Villanueva, o de tanto en tanto disfrutar nuestra Orquesta Filarmónica a cargo del Mtro. Gerardo Urbán, la cual a pesar de no contar aún con un recinto en donde apreciar su música, se las ha arreglado para tocar en el Patio del Cincuentenario, o en la Sala Felipe Villanueva y en próxima fecha, el 8 de diciembre para ser más exactos en la Catedral de Toluca con una gala dedicada a Jean Sibelius, en la que seguramente podremos apreciar música maravillosa tal como Lemminkainen Suite, Was it a dream? y Pelleas and Melisande.

El que el segundo viernes de cada mes se tenga una convivencia de la mano de los museos de nuestra ciudad en el Centro Cultural Mexiquense, así como en el Centro Cultural Mexiquense del Bicentenario.

El que se generen las oportunidades para que un Tianguis de arte se lleve a cabo con la opción de adquirir el arte de primera mano, para de esta manera dar impulso a los artistas que lo producen, así como el reconocer a aquellos que han hecho de la cultura en el estado algo vivo, tales como el Mtro. Luis Nishizawa, la mtra. Margarita García Luna y por supuesto el Mtro.

Carlos Olvera, quienes ofrendaron su vida y su obra a lo que más les apasionaba que era la cultura, cada uno desde su trinchera y habiendo ganado por supuesto el respeto y el reconocimiento de quienes a ella nos dedicamos.

Todo lo anterior habla por supuesto de un saber hacer que contrasta de manera brutal con la presentación de Julión Álvarez y / o Gloria Trevi en el Centro Cultural Mexiquense Bicentenario, habría que conocer cuál es la justificación social, académica y cultural para que se invierta la cantidad que seguramente cobrará la señora Treviño por un concierto de este tipo sobre todo cuando se presume de que la administración a nivel federal se encuentra en un momento de amarrarse el cinturón y que se cuestionan los apoyos para grupos como la Escuela Mexiquense de Escritores ¿Será tal vez que en tiempos de apagón analógico y a falta de televisores idiotizantes ahora las políticas públicas enfocadas a la cultura deberán sobajarse hasta estos niveles? No que no apoyemos al entretenimiento que también debe ser parte de la vida de los seres humanos, pero la cultura que debe gestionarse, promoverse e impulsarse desde una secretaría estatal debería estar enfocada a la generación de artistas en el rigor de lo que la palabra significa… Mientras tanto al pueblo pan y circo y a falta de pan, tal vez nos quedemos en circo vil…

@PalomaCuevasR12240440_10153675742324906_290885487923270175_o

Paloma Negra

Leer más

Deja un comentario