Elecciones a gobernador Estado de México 2017
 “Etiquetus Brutus” (o  el síndrome de etiquetar a lo pendejo)

 “Etiquetus Brutus” (o  el síndrome de etiquetar a lo pendejo)

Todos tenemos un amigo en redes sociales al que privaron de ácido fólico durante la gestación y cuya particularidad es que cada vez que sube una foto en redes sociales, lo etiqueta a Usted entre una larga lista de conocidos. La reacción natural es sentir curiosidad al ser notificado porque inocentemente piensa que aparece en esa foto, aunque muy en el fondo hay una voz que le dice “ni nos hemos tomado fotos juntos” pero aun así, le da click y efectivamente: Usted no aparece en esa foto, ni un conocido, ni siquiera es una foto graciosa, es sólo una foto de  tipo:  “viernes casual” “sabadito en familia” “domingo de bici” “lunes en la oficina” “martes Godínez” miércoles de cine” “jueves de escuela” y así sucesivamente por los días de los días hasta que terminas eliminando a ese amigo.

Lo natural, es que se etiquete a una persona que aparece en una foto (y nada nos garantiza que esa persona realmente quiera ser etiquetado en una fiesta o reunión donde se suponía que no debería haber estado) pero es sumamente incómodo y poco profesional, etiquetar a personas para contarles de nuestra vida y peor aún, hacerlo más de 3 veces a la semana.

Las etiquetas son necesarias y útiles cuando compartimos información relevante y de interés para las otras personas; por ejemplo: convocatorias, ofertas de empleo, becas estudiantiles, artículos de opinión, solicitudes de ayuda para encontrar a personas, invitaciones a eventos sociales del mismo municipio donde vive el etiquetado, etc. Lamentablemente, personas que padecen esta enfermedad, tienden a etiquetar a otros de forma frecuente logrando sólo el enfado del etiquetado.

Otro error que acompaña a la acción de etiquetar a lo idiota, es que cuando la persona se queja y solicita se retire la etiqueta con su nombre, el “etiquetante” responde con enunciados como “al inferior de la ventana puedes quitar la etiqueta tú mismo”. Entonces, no sólo me etiquetaron sin mi consentimiento sino que ahora tengo que perder dos preciosos minutos de mi tiempo en quitar mi nombre una y otra vez.

Escribo lo anterior, porque este síndrome que carcome a decenas de usuarios en internet, se agrava en épocas decembrinas; algunos expertos opinan que el frío hace que el agua les suba cada vez más lento al tinaco y quizá por eso, las etiquetas en fotos navideñas se vuelve una plaga que hace que el celular suene cada segundo amenazando con comerse la pila y tenernos encadenados al contacto de luz.

Este síndrome ha evolucionado en una variedad conocida como “políticus etiquetus brutus” que podemos asegurar es la más peligrosa de todas. Sólo se contagia a personas que se dedican a la vida pública y queriendo parecer simpáticos pierden la capacidad de lógica y deducción así como el control de su dedo  índice derecho con el cual dan click sobre postales con diseños deprimentes (el político con gorro de navidad, el político colocando su propio arbolito de Navidad, el político comprando calzones rojos o amarillos para año nuevo, entre otras imágenes aterradoras) haciendo que esas imágenes permanezcan en nuestras mentes y echen a perder el espíritu navideño.

Por lo que pasamos a las siguientes recomendaciones prácticas para no contagiarse de esta horrible enfermedad en épocas decembrinas:

1.- No etiquete todos los días a familiares y amigos, elija su mejor postal, seleccione a sus conocidos más cercanos para etiquetarlos.

2.- En caso de que algún conocido tenga restricciones en la privacidad de sus etiquetas, respete y no insista y menos la mande por inbox.

3.- Si alguno de sus etiquetados le solicitó eliminar la etiqueta, hágalo Usted mismo y ofrezca breves pero sinceras disculpas (y obvio no vuelva a etiquetarlo)

4.- Dado que tendremos 3 fechas importantes: Noche Buena, Navidad y Año Nuevo, puede optar por una postal que incluya sus mejores deseos para las tres fechas, tenga en cuenta que Usted NO será el único que va a etiquetar (y Facebook permite hasta 5,000 amigos, haga cuentas)

5.- Si alguien tuvo el precioso detalle de hacerle una postal personalizada, sólo para Usted, sin etiquetas de gente que ni conoce, con palabras sinceras y un mensaje a la medida, tenga la gentileza de agradecerlo con una postal similar y por favor, por faaaaavor, etiquete sólo a la persona deseada.

*dichas recomendaciones aplican en diciembre, enero, febrero y el resto del año por lo siglos de los siglos, Amén.

Lo anterior, enviará de Usted un mensaje maduro y un manejo de su cuenta profesional, en caso de conozca a alguien que padezca este terrible mal también conocido como “etiquetar a lo pendejo” puede romper la regla y etiquetar este artículo en su muro. 

Maricela Gastelú.Maricela Gastelú

Twitter 

Facebook /maricelagastelu

Written by 

Lee También

Deja un comentario