Elecciones a gobernador Estado de México 2017
Yo estuve ahí.

Yo estuve ahí.

Probablemente Usted, respetable lector toluqueño, sufrió los estragos del tráfico el día martes 24 de noviembre por la noche en la avenida José María Morelos y por ello, sincera y respetuosamente le ofrezco una disculpa. Pero la verdad es que teníamos que estar ahí, frente al Tribunal Electoral, no para defender a un ganador sino para denunciar un robo, porque pudo haber ganado Ana Yurixi o Juan Rodolfo, pero lo que nos queda claro a quienes vivimos de cerca esa jornada electoral, es que no ganó Fernando Zamora, bueno, mínimo no ganó honestamente para ser exactos.

Por eso acudí a una marcha pacífica, porque no puedo permanecer ajena, porque ya estoy harta de vivir en un Estado “la cuna del priismo” que durante años ha sido el cuerno de la abundancia con el que el PRI Nacional financia sus campañas, el botín del grupo Atlacomulco, la joya de la corona de la mafia, el colchón de billetes de Enrique Peña y todos los que lo manejan como títere.

Estoy cansada de vivir en un Estado donde la gente odia al PRI pero también le tiene miedo, estoy asqueada de vivir en un Estado donde el Magisterio es controlado por el mismo sistema, donde la Universidad aunque es pública es brazo fiel y articulado del Revolucionario Institucional. Estoy harta de vivir en un Estado donde todo huele a PRI y por ende, huele a corrupción, a robo, a violencia, a mentiras, a inseguridad, a podrido.

Ayer marché y volveré a marchar mañana exigiendo seguridad y justicia para las mujeres,  seguiré protestando con acciones positivas para que este Estado despierte algún día. El fin de semana iré a construir casas para personas sin hogar y antes de que termine el año destinaré tiempo y dinero a albergues de la entidad; es la única manera que tengo de decirle al Gobierno que NO estoy de acuerdo con lo que le están haciendo al Estado de México y a su capital, la otrora “Toluca La Bella”.

Ya no hay dinero para tapar baches, ni para pavimentar, ni para proveer de servicios públicos a los habitantes; en cambio, hay unas preciosas bicis que lo único que sirven es para ir esquivando baches y más baches pero no hay dinero, porque todo se lo gastaron en comprar el voto de las personas necesitadas el día de la elección.

Por eso marché, no sólo por defender el triunfo de alguien sino por decirle a los niños  que nos miraban sorprendidos desde los coches de sus padres, que aún hay esperanza, que hoy podemos ser pocos, pero pronto seremos muchos, que no importa la causa que se defienda siempre y cuando sea justa y que ante todo lo importante es permanecer unidos para que el Estado de México algún día, deje de ser botín de ladrones y Toluca, recupere pronto su verdadera belleza. Hago votos porque así sea.

Maricela Gastelú.Maricela Gastelú

Twitter 

Facebook /maricelagastelu

Written by 

Lee También

Deja un comentario