Ernesto Nemer se destapa, va por la gubernatura 

Ernesto Nemer se destapa, va por la gubernatura 

En junio del próximo año habrá elecciones para nuevo gobernador en el Estado de México; sin embargo, comienzan a surgir los personajes políticos que levantan la mano y aseguran que buscarán la candidatura por el PRI.
Tal es el caso del titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Ernesto Nemer Álvarez, quien abiertamente dice a EL UNIVERSAL que buscará ser el abanderado priísta y fundamenta sus aspiraciones en los 37 años que tiene de servidor público desde nivel municipal, estatal y federal, los que “me dan la capacidad para servir a los mexiquenses”.
Desde sus oficinas en la Profeco, donde se observa una gran parte de la Ciudad de México, el aspirante reconoce que hay muchos que buscarán la candidatura y se compromete a ser “disciplinado” si no resulta triunfador del proceso interno que realice el Revolucionario Institucional, que aún no ha definido el método de selección.
El Estado de México, asegura, es una entidad importante y durante la administración de Eruviel Ávila ha avanzado demasiado en la consolidación de los programas; no obstante dice que aún faltan muchas cosas por hacer.
Némer Álvarez es el segundo priísta que se destapa, luego de Carolina Mon- roy, actual secretaria general del PRI, y considera que a las cosas hay que llamarlas por su nombre por lo que, como él, hay muchos mexiquenses que están en la misma posición, nada más que no lo manifiestan abiertamente.
¿Cómo ve 2017 para el Estado de México (Edomex)?
—Sin duda es un gran reto para todos los partidos políticos, principalmente para el mío. Tenemos un gran gobernador, el doctor Eruviel Ávila ha sido muy sensible, cercano a la comunidad, que a partir de sus experiencias como presidente municipal tiene identificado lo que le duele a la gente. Ha hecho obras importantes, hace unos días inauguró con el presidente (Enrique) Peña (Nieto) el Mexicable que va a permitir que muchos mexiquenses de Ecatepec y del oriente puedan transitar entre dos puntos cercanos en muy poco tiempo y a un costo muy barato.

Como ésta hay muchas obras: mejoramiento de infraestructura educativa, carreteras, programas de salud, sociales de alto impacto en favor de la gente que vive en la pobreza.
Desafortunadamente el estado no escapa a la pobreza; cerca de 6.9 millones o 7 millones de mexiquenses tiene un grado de pobreza y a ellos se dirigen muchos programas que ha diseñado el gobernador y es un gran reto gobernar el Edomex, es un gran reto llevarle servicios a los mexiquenses.
¿Cómo ve las posibilidades del PRI para repetir en la gubernatura?
—Hay grandes oportunidades para refrendar el triunfo del Revolucionario Institucional, porque una elección se gana particularmente con tres o cuatro elementos fundamentales: primero un buen gobierno, y tenemos un buen gobierno con Eruviel Ávila, que diría es destacado y eficaz; segundo mi partido, estoy seguro, va a tener el mejor método para elegir al candidato, que vamos a ir en unidad, porque la fortaleza siempre ha sido la unidad y se va a elegir a la mejor mujer u hombre y que así vamos a enfrentar unidos la elección.
En las elecciones generalmente se cosecha lo que se siembra y hay buena siembra de recursos que ha aplicado el gobierno federal, que el presidente (Enrique) Peña ha designado a su estado. Entonces es una buena oportunidad para refrendar la confianza de los mexiquenses hacia mi partido.
¿Le preocupa el repunte de Morena y la posible alianza PAN-PRD?
—Sin duda, creo que no podemos ser ingenuos, y evitar pensar que las alianzas que han combatido al PRI en muchos estados le han ganado. Pero el Estado de México es distinto, creo que la gran fortaleza son los resultados. La evaluación de un buen gobierno, la aplicación de recursos transparentes y, por supuesto, vamos a enfrentar alianzas y el gran activo del PRI que son la buena gestión del gobernador, los grandes avances en varias áreas y sin duda vamos a llevar al mejor candidato a competir y por esos vamos a ganar.
¿Va competir por la candidatura?
—Sin duda. Soy un servidor público con cerca de 37 años en la administración pública, sirviendo en los niveles federal, estatal, municipal. Yo me he venido forjando y formando en el servicio público, lo he abrazado con total responsabilidad y compromiso; mi experiencia en el Ministerio Público, la Secretaría de Educación, la Secretaría de Gobierno, la Secretaría de Administración, la Secretaría de Desarrollo Social, en el Congreso local, en la propia oficina del gobernador, en la administración de Toluca, mi experiencia en el gobierno federal, en Desarrollo Social, en Gobernación y ahora en Profeco me dan la oportunidad de ir construyendo una visión muy amplia de lo que requiere el Estado de México.
Ser servidor público te hace tener anhelos, construir sueños y creo que sería una gran oportunidad participar en un proceso interno cuando así lo determine el partido y competir con mis compañeros, para luego participar en un proceso electoral y poner mi experiencia, conocimientos y capacidad de gestión al servicio de los mexiquenses.
¿Anhela gobernar el Edomex?
—Anhelo gobernar el Estado de México.
¿Es el segundo priísta que abiertamente levanta la mano, después de Carolina Monroy?
—No lo sé, no he sabido quien más ha levantado la mano, pero me parece que todos la han levantado de alguna manera. Las cosas hay que decirlas por su nombre, no hay servidor público que no anhela gobernar su municipio, no hay servidor público que no anhela gobernar su estado y no hay servidor que no anhela gobernar su país, me parece que quienes estamos abrazando la tarea política pues lo anhelamos.
Estoy consciente del gran reto que es el Edomex, he tenido la oportunidad de servir desde distintos cargos y es un gran reto. Hay que conocer la entidad, a su gente, su problemática, los programas, las acciones, las necesidades y poner toda tu capacidad y compromiso para primero competir en un proceso interno y luego como candidato.
¿Cómo ve a los posibles contrincantes al interior de su partido, que son cerca de 6 aspirantes?
—Son mujeres y hombres, todos sin excepción, con grandes fortalezas, servidores entregados al Estado a la federación, a los tres poderes en algunos casos, merecen mi respeto y admiración. El gran activo del PRI es que hay una baraja amplia para elegir a la mejor carta para los procesos electorales.
El gobernador decía que una de las virtudes de los priístas es la disciplina, ¿usted se disciplinaría si es que no es el candidato?
—Por supuesto, soy un militante de más de 30 años, conozco las reglas y estoy convencido de que mi partido es la mejor alternativa para gobernar un estado, un país. Por supuesto que siempre seré disciplinado, porque así me educaron, porque estoy convencido y creo que la única manera de enfrentar una elección es unido, con la fuerza de todos, todos tenemos un morralito con canicas y lo importante es ponerla al servicio del partido y del candidato que se elija.
Se dice que si el PRI pierde el Edomex muy probablemente pierda la presidencia en 2018, ¿piensa así?
—Primero debo decir muy claro que el PRI no va a perder el estado en 2017 porque tiene un gran gobernador, porque tiene obras y acciones y se ha mejorado la calidad de vida de la gente y porque estoy seguro de que va a decidir el mejor proceso para elegir a su candidato y en consecuencia vamos ir unidos, con una carta muy competitiva y que permita enfrentar a los partidos en lo individual o como alianza.
Ganando el 17 nos vamos a reposicionar como fuerza política, porque el Estado de México tiene el mayor padrón y eso nos va a dar mucha fuerza, y actitud para ganar el 18. Estoy seguro de que vamos a enfrentar un 18 complicado, pero vamos a salir adelante.
¿Cuál es el mejor método para elegir al candidato, la encuesta o una elección interna?
—Hoy los partidos tienen que ser cada día más competitivos, tienen que descubrir las fortalezas de sus candidatos, de sus hombres y mujeres que quieran participar, me parece que los partidos deben ser más democráticos.
Enrique Ochoa ha sido un hombre que ha enfrentado los cuestionamientos de otros partidos y ha aceptado nuestras deficiencias, pero también ha señalado los avances y los retos.
Los partidos tienen que estar más abiertos a conocer a sus aspirantes, a postular al mejor candidato…
¿Pero cómo debe elegir al mejor candidato, bajo qué método?
—Qué espera la gente de sus gobernantes, qué es lo que más exige. Conocer a la persona, quién es el que va a ser el candidato, quién me va a gobernar, cuál es el perfil del aspirante a un cargo de elección popular.
Primero que sea una gente honesta, honorable, que pueda enfrentar cualquier cuestionamiento, pero al mismo tiempo que tenga experiencia y que conozca el estado, que haya tenido distintas responsabilidades para enfrentar por igual un tema de seguridad pública que de educación o un tema de pobreza o de generación de empleo.
Entonces se tiene que ver al personaje que cumpla con el perfil, con los elementos de calidad moral, de nombre, de prestigio, de honestidad, pero junto con ello experiencia y resultados, porque la gente quiere resultados.
¿Quién llevará mano en la designación del candidato, el Presidente o el gobernador mexiquense?
—El PRI como tal. El partido se ha distinguido, particularmente en el Estado de México por cumplir las reglas, a veces no escritas, y quién lleva mano, yo creo que el propio partido. Hay que escuchar a las bases, la estructura del partido, ver qué candidato quieren.
¿La decisión no puede ser unilateral?
—No, por supuesto que no; creo que hoy la militancia ocupa un lugar muy importante, exige elegir a su candidato y a partir de un perfil y tengo comunicación permanente con la militancia de mi partido, porque yo he hecho trabajo por años. Fui coordinador de campaña del presidente Peña en el Estado de México y coordinador de activismo político de la campaña de Eruviel; fui diputado y eso me ha permitido estar cerca de la militancia, que hoy exige un candidato con experiencia.
¿Da la Profeco para dar el brinco a la candidatura?
—La Profeco no es un trampolín político para mí, es una gran responsabilidad profesional, es una institución noble, de alto impacto social que debe cuidar el bolsillo de los mexicanos. No la uso como trampolín político.

Nota original: El Universal 

Advertisements

Lee También