Datos duros de los 5 años de Eruviel Ávila en el Estado de México

Datos duros de los 5 años de Eruviel Ávila en el Estado de México

El gobernador arriba al último año de su mandato, y desde ya va perfilando los resultados que su gestión arrojará en rubros clave como empleo, seguridad, economía, educación y combate a la pobreza.

En espera de su Quinto Informe de Gobierno, que este miércoles enviará al Congreso estatal, revisamos algunas cifras de la administración del mandatario, que en su anterior reporte de labores destacó que en cuatro años se benefició al menos a 6 millones 400,000 mexiquenses con alguna acción social; 10,700 millones de pesos fueron destinados a programas sociales, señalan los números del propio gobierno estatal.

No obstante esta inversión millonaria, los salarios de los trabajadores han caído, los delitos de alto impacto como el homicidio doloso y secuestro siguen a la alza, la percepción sobre inseguridad pública permea en la mayoría de los pobladores de la entidad y el ausentismo escolar llegó al 42.67%.

Salarios

El gobierno de Ávila Villegas ha quedado marcado por un mayor empleo, pero peor pagado.

El priista recibió la administración con un nivel de población desempleada de 415,542 mexiquenses, lo cual representaba una tasa de 5.9%. Para el trimestre más reciente del que se cuenta con registros (abril-junio de 2016), los desempleados bajaron a 399,600 mexiquenses, con una tasa del 5.3%.

Este avance se ha visto acompañado por una precarización de los sueldos. Ahora, más mexiquenses ganan hasta tres salarios mínimos, en comparación con el indicador en el inicio de este sexenio (diciembre de 2011); a la fecha, hay 1 millón 020,236 trabajadores que se incorporaron a las filas de quienes ganan un máximo de 6,573 pesos mensuales.

Y, por el contrario, 542,903 empleados locales bajaron de nivel salarial o perdieron el empleo, pues descendió el número de trabajadores con sueldos de más de tres a cinco salarios mínimos, y de más de cinco salarios, lo cual implica ingresos superiores a los 6,573 y 10,956 pesos mensuales, respectivamente.

El catedrático e investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Eduardo Rodríguez Manzanares, consideró necesaria una política de generación de empleos bien remunerados, al considerar que a la fecha esta entidad no es competitiva frente a otras.

“Desafortunadamente, la gestión del gobernador Eruviel Ávila expresa o manifiesta los rezagos en los que se encuentra el Estado de México, pero no en los últimos cinco años, sino que habría que irnos atrás, por lo menos a las administraciones de los gobernadores Arturo Montiel (1999-2005) y del hoy presidente de la República, Enrique Peña Nieto (2005-2011)”, manifestó.

Pobreza

Entre 2010 y 2014, los mexiquenses en pobreza se incrementaron de 6 millones 712,100 a 8 millones 269,900, lo cual significa un aumento de 1 millón 557,800 habitantes.

Así, un 49.6% de la población mexiquense vive en condición de carencias, de acuerdo con la última medición del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Rodríguez Manzanares, de la UAEM, apuntó que en materia de salud existe una situación crítica en el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM), sumado al colapso en el sistema de pensiones.

El subcoordinador de los legisladores locales del PAN, Raymundo Guzmán Corroviñas, pidió enfocar el presupuesto estatal hacia la eficacia, al comentar que existe una mayor inversión del gobierno mexiquense en el combate a la pobreza, pero pareciera que es con el objetivo de beneficiar a ciertos sectores de los votantes.

Delitos

Aunque la actual administración presume una disminución de 22.7% en el número de delitos que se denuncian desde la llegada del gobernador Ávila Villegas hasta el año pasado, a la fecha en el Estado de México se cometen más ilícitos de alto impacto, como asesinatos dolosos y secuestros, de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

En el último año, durante el periodo septiembre de 2015 a agosto de 2016, se denunciaron 2,080 homicidios dolosos, la cantidad más alta de los últimos cinco años. En promedio, cada mes se han registrado 173.3 denuncias en este año.

En el primer año del actual gobierno, considerando de septiembre de 2011 a agosto de 2012, las denuncias por este fenómeno alcanzaron las 1,953. Un promedio mensual de 162.75.

La incidencia delictiva reportada por el SNSP indica que en el Estado de México los secuestros se han duplicado entre el primero y el quinto año de la administración de Ávila Villegas.

Entre 2011 y 2012, los plagios reportados fueron 116, con un promedio mensual de 9.6. En tanto, de 2015 a 2016 se denunciaron 233 casos, un promedio mensual de 19.4.

Percepción

Este fenómeno afecta la percepción ciudadana sobre la situación de la delincuencia. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) ubicó al Estado de México en 2016 —por segundo año consecutivo— con la peor calificación entre todas las entidades, al tener un porcentaje de 90.6% de ciudadanos de 18 años y más que se sienten inseguros.

En 2011, tal percepción de inseguridad era de 83.9%, y el Estado de México ocupaba el cuarto lugar a nivel nacional, superado por Chihuahua, Durango y Nuevo León.

El líder de los diputados del PRD en el Congreso mexiquense, Juan Zepeda Hernández, enfatizó que la inseguridad y la corrupción son de los temas más graves en la entidad.

“Si tienen un buen empleo que les garantice un salario digno, el programa social queda rebasado, pero si no hay seguridad nadie va a venir a invertir en tu estado”, afirmó.

En cuanto a la cifra negra —actos delictivos que no son reportados ante el Ministerio Público o que no son objeto de una averiguación previa, y por lo tanto no figuran en las estadísticas—, el Inegi señala que en 2010 fue del 93.8%, y la entidad mexiquense se ubicó en el lugar número 11 a nivel nacional. Para 2014, la cifra negra es de 93.6%, pero el Estado de México subió a la séptima posición. Esto quiere decir que la mayoría de los delitos que se comenten no se denuncian y, por lo tanto, permanecen sin ser procesados ni investigador por las autoridades; es decir, quedan impunes.

Aunado a ello, persiste la desconfianza ciudadana hacia autoridades policiacas y ministeriales, que se nutren de controversias generadas en el sistema de justicia.

Uno de ellas es el homicidio del joven Ángelo Emmanuel Martínez en el Municipio de Metepec, quien fue asesinado el 31 de diciembre de 2014. Tras el juicio, fueron sentenciadas dos personas, pero fueron liberadas tras un fallo de los magistrados del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México.

“De qué sirve el nuevo sistema anticorrupción si el mismo gobierno tolera y protege a asesinos”, aseveró Miguel Ángel Martínez, el padre de la víctima, quien se ha convertido en un activista en pro de la justicia.

Excluidos

Cifras del Inegi también indican que en 2015 un 42.6% de la población mexiquense de entre 3 y 30 años de edad no asistía a una institución educativa, cuando la mayoría de los mexiquenses en este rango de edad deberían estar en las aulas o egresando de los niveles superiores.

En el citado rango de edad, asistían a planteles educativos 4 millones 706,154 mexiquenses, y no asistían a algún tipo de escuela 3 millones 503,221.

A nivel nacional, el Estado de México ocupa el lugar número 14 en el porcentaje de población de 3 a 30 años de edad que no asiste a la escuela, reporta el Inegi.

El investigador del Instituto Superior de Ciencias de la Educación del Estado de México (ISCEEM), Norberto López Ponce, indicó que la desigualdad social está asociada con la baja calidad educativa.

“Éste es un gobierno estatal que se ha dedicado a construir una imagen de que es dadivoso, pero ha olvidado los temas fundamentales como los escasos ingresos de la población, que ha generado un desencanto en la clase media”, explicó.

El académico advirtió que los avances reportados por el gobierno estatal en materia de eficiencia terminal e índices de aprobación en educación básica deben revisarse, pues se corre el riesgo de caer en el analfabetismo funcional al no garantizarse un aprendizaje correcto de los conocimientos básicos.

Perspectivas políticas

Éste es el último informe que Ávila Villegas rinde antes de la elección del 4 de junio de 2017, en las que se votará por su sucesor. Al dejar el gobierno, ¿qué sigue en la carrera política del priista? Su predecesor, Enrique Peña Nieto, se convirtió en presidente de la República.

Pero Ávila Villegas evade hablar de sus aspiraciones presidenciales para 2018, aunque las encuestadoras ya lo consideran en sus mediciones. No obstante, el gobernador alimenta la expectativa con ironías, como ocurrió en una reunión con periodistas efectuada el 8 de junio de este año en un restaurante del municipio de Ocoyoacac.

“Con toda sinceridad sí me voy a lanzar, me voy a lanzar y voy a hacer una campaña en grande… una campaña por la salud de los mexiquenses, una campaña por la educación de los mexiquenses, una campaña por el desarrollo social de los mexiquenses. Claro que sí me voy a lanzar”, dijo el gobernador, según reportaron medios locales.

Redacción Expansión 

Advertisements

Lee También